Treinta y siete personas murieron cuando un hombre armado realizó un ataque en un centro turístico y casino en Manila